Noches de vagancia

octubre 21, 2014

Nuevamente las ganas de hacer algo se me van como si fueran aves escapando al sonido de un escopetazo; tanta flojera me da que hasta escribo con una cara de aburrido, recontra monse.
photo credit: Transformer18 via photopin cc
El jueves será un día bastante ajetreado, y no es para menos ya que tengo varias cosas que hacer en el hospital y en la universidad, eso sin contar los trabajos y presentaciones que debo dar. Costumbre mía la de siempre confiarme y planear todo para última hora, claro que después vienen los lamentos y mis famosos 'regrets'.

Entonces, rompiendo la costumbre decidí hacer los trabajos con dos días de anticipación en lugar de tan solo uno. La verdad que a estas alturas de la vida me siento un tanto mediocre en este aspecto y la culpa la tengo yo y las cosas que me tocan hacer; no es que sean fáciles, sino que con toda la adrenalina de tener poco tiempo para presentar el trabajo me emociono y en realidad me enfoco en el tema, ese momento todo es fascinación, me enamoro del tema y se me es más fácil entenderlo y por ende hacer el trabajo bien. Y esto me ha funcionado tan bien en la mayoría de casos que ya lo he optado como mi manera de hacer las cosas, así que me es difícil romper esta rutina. De los exámenes mejor ni hablo porque arruinarían todas estas líneas, hay alguna materia que me está haciendo sacar canas y me tienta a ser masoquista, cambiar mi estilo de vida y empezar a odiar a los niños.

A pesar de esto tengo que esforzarme por tener todo listo. A veces pienso que soy la cabeza de todo, o de repente es mi ego que a estas horas confunde las cosas. Hoy por ejemplo tuve (tuvimos) que organizar todo respecto a una exposición; casi como siempre yo soy el comunicador del grupo, el que da las "órdenes" y resuelve los problemas, difícil trabajar con personas que tienen sus diferencias entre ellas, pero como siempre digo, me vale un comino eso, primero que se enfoquen en el trabajo y luego si desean que se maten; aún así no todo va siempre de maravilla.

Noches de vagancia que no puedo evitar y que si trato de hacerlo vienen a aplicar todo su rigor y furia para verme vencido. Pongo algunas canciones de los Pixies y ahora me siento hipnotizado, hablando musicalmente. En fin, espero todo salga bien, ya quiero unas buenas vagaciones, así que a aguantarme unos dos meses más.

Solo espero ya caer por el sueño. Estoy hecho un zombie digno de The Walking Dead, aunque con la flojera hasta de morder, así que ni para eso soy bueno.

También te puede interesar...

0 comentarios

Like us on Facebook

Flickr Images