agosto 2014

sábado, 30 de agosto de 2014

La gran paradoja: Adolescencia


Me acordé que tenía un pequeño blog de full cosas random en Tumblr (El raro mundo de Víctor) y que hace años ya no le prestaba atención. Pues bueno, he decidido en transformarlo en alguna otra cosa, una colección de fotos e imágenes GIF algo creepies; y es que estaba fascinado en ese momento con este tipo de cosas. Entonces revisando a fondo este blog, habían algunos post con redacciones mías que creo que valían la pena (al menos para mi) rescatarlas antes de borrarlas y pasarlas a este blog. 



¿Alguien más extraña al MTV de antes? Desde que tengo memoria hasta cerca del 2007 un canal que me tuvo enganchado a su programación.

Mis 13 años, aún los recuerdo como si hubieran sido ayer. La adolescencia, época de incomprendidos, los chiquillos salvajes y rebeldes de secundaria, tratando de hacer lo que se nos viene en gana, escaparnos del colegio, hacer mini-revoluciones contra los profesores, entre demás locuras que se nos ocurría.

Sin lugar a dudas una época de oro, invaloradas a su tiempo. Momentos de melancolía al recordar las memorias de aquellos días desde nuestros años adelante en los que siempre quisimos estar; mas aún estandolo rehusamos a ese pensamiento.

Cuanto daríamos por regresar atrás en el tiempo y volver a disfrutar cada segundo de nuestras vidas en las que realmente tuvimos momentos placenteros de felicidad pura, momentos que nos marcaron para toda la vida y quedarán como recuerdos gratos, alguna anécdota que tendremos que contar en adelante como parte de un consejo o simplemente para llenar el vacío que nos dejan dichos recuerdos.


¡Qué días aquellos!; a seguir adelante que la vida nos depara muchas más cosas, así es la vida, así es el camino, es nuestro deber continuarla, aventuras, desventuras, caídas y alegrías se nos avecinan.

miércoles, 27 de agosto de 2014

El amor después del amor



Simplemente la letra de una canción de Fito Páez, con la que últimamente he estado muy pegado.


El amor después del amor, tal vez,
se parezca a este rayo de sol
y ahora que busqué
y ahora que encontré
el perfume que lleva el dolor
en la esencia de las almas
en la ausencia del dolor
ahora sé que ya no puedo
vivir sin tu amor.


Me hice fuerte ahí,
donde nunca ví.
nadie puede decirme quién soy
yo lo sé muy bien, te aprendí a querer
el perfume que lleva el dolor
en la esencia de las almas
dice toda religión
para mi que es el amor
después del amor.

El amor después del amor, tal vez,
se parezca a este rayo de sol
y ahora que busqué
y ahora que encontré
el perfume que lleva el dolor
en la esencia de las almas
dice toda religión
para mi que es el amor
después del amor.

Nadie puede y nadie debe vivir,
vivir sin amor,
nadie puede y nadie debe vivir,
vivir sin amor.
Una llave por una llave
y esa llave es mi amor,
una llave por otra llave
y esa llave es tu amor.

El amor después del amor, tal vez.
Nadie puede y nadie debe vivir,
vivir sin amor,
y nadie puede y nadie debe vivir,
vivir sin amor.

El amor después del amor, tal vez,
el amor después del amor, tal vez.
Nadie puede y nadie debe vivir,
vivir sin amor.
nadie puede y nadie debe vivir,
vivir sin amor.

La ciencia y yo



Recuerdo que cada año en el colegio se realizaba la feria de ciencias, evento no tan importante para mi puesto que no me gustaban los proyectos que se presentaban, eran los clásicos trabajos como el volcán, el carro eléctrico o solar y demás. Al menos esto era repetitivo en primaria, aunque hubo una época, si mal no recuerdo cuando cursaba el cuarto año de primaria cuando se puso muy de moda el programa 'Mad Science' por un canal nacional, donde pasaban experimentos random y bastante interesantes; así algunos de estos eran presentados en la feria de ciencias, claro que no era el único al que le interesaban estas cosas, al momento de ser presentadas congregaba a un respetable número de personas alrededor del experimento; fue tanto así que hasta yo me animé a presentar uno a última hora, fue la reacción que había cuando mezclabas vinagre con bicarbonato, para mi mala suerte falló el experimento, creo que faltó agitar un poco más la mezcla. Ni modo, además que me metí a la feria clandestinamente, no tenía ni mi stand, así que lo hice en el medio del patio del colegio; debo admitir que lo que más me dolió fueron los abucheos luego del fracaso del experimento, aunque como siempre tomo estas experiencias como ocurrencias, me fui a ver los demás trabajos sonriendo.

Año tras año esta feria se repetía y mis ánimos de presentar trabajos crecía, claro que antes de ser presentados en la feria tenían que ser seleccionados, era como una pre-selección a nivel de las clases; por ejemplo de los 30 y pico alumnos que éramos, cada uno presentaba su trabajo y eran seleccionados como cinco trabajos, así se juntaban todos los trabajos de las 7 clases que éramos en el año que se cursaba. Así un año luego de que mi experimento clandestino fallara, fui seleccionado; mi trabajo era un tipo de destilador de alcohol que resultaba de la fermentación de totora, una planta que crece a montones en el Lago Titicaca. Para variar, justo en la presentación ante el jurado también falló; vaya suerte la mía. En realidad nunca tuve suerte en estas cosas, el nerviosismo siempre me jugaba mal, además que casi nunca tenía apoyo de nadie. Me olvidaba que antes de esto también presenté otro trabajo que trataba más o menos de cambiar el color del agua con la electricidad, también falló en el momento de la presentación. 

Ya en secundaria, estas ganas de presentar trabajos se fueron desvaneciendo, la feria de ciencias era un día especial para mi, pero ya no por el mismo motivo que en primaria; ahora era un día donde estaba libre, no habían clases y podía salir del colegio a la hora que quisiera, claro que después de recolectar los trípticos que repartían los expositores, para hacer la tarea que nos dejaban. 

En segundo año de secundaria renacieron las ganas de participar de nuevo, decidí hacer otro trabajo, pero esta vez algo diferente, hasta entonces ya eran trabajos trillados como los caramelos de eucalipto u otra hierba, los proyectos de descontaminación del ambiente y otros; así que junto a un compañero y tras luego de reunirnos se nos ocurrió presentar algo relacionado a la economía, claro que fue una novedad y fuimos seleccionados, aunque tampoco pasamos a la siguiente etapa, era de esperarse, año tras año son presentados trabajos de mera 'ciencia' y creo que había algo de miedo por presentar nuevas alternativas. Reconozco que el trabajo que hicimos fue bueno.

A partir de esa fecha los trabajos que presentaba eran ya de temática más de investigación. Aunque al año siguiente, ya en tercero de secundaria, estaba literalmente en la luna de Paita, ni siquiera me había enterado que se acercaba la feria de ciencias y el día de la presentación de trabajos ya había llegado y yo justo ese día me había enterado, no tuve más alternativa que suplicar a un compañero y acoplarme a su trabajo, con la condición de que colaboraría con la mayoría de materiales, claro que con mi astucia busqué un trabajo que estaba seguro que no iba a ser seleccionado. ¡Jaja! En ese momento lo único que pensaba era evitar ese enorme '0' en el registro de notas.

En cuarto año, recuerdo haber hecho junto a otro compañero un trabajo un tanto inspirado en un documental de National Geographic, 'Seis grados que pueden cambiar al mundo', trabajo que explicaba que pasaría si la temperatura aumentaba por el calentamiento global, explicado grado por grado, fue bastante interesante, aunque fuimos seleccionados tampoco pasamos a la siguiente etapa. Ya en quinto y mi último año en secundaria no recuerdo haber presentado nada, puede que mi memoria me falle.

En fin, fueron buenos momentos en los que me gustó participar y cada que tengo la oportunidad paso por distintos colegios para apreciar los trabajos que se presentan. 

domingo, 24 de agosto de 2014

Te das cuenta a los 20



Domingo, siempre he considerado que es el día más aburrido de la semana, y mantengo esta opinión hasta el día de hoy. Para variar no tengo ganas de nada y mientras todo el mundo ve los MTV VMA's, pues yo estoy hueveando sacándole provecho al tiempo.

La edad es algo que no me importa, al menos mucho; sacas tu DNI a los 17, pasan los 18, los 19 y llegan los 20's, el cambio cruel y brutal en el que te das cuenta de que ya tienes un "2" como primera cifra de tu edad. Todo paja, hasta que te pones a pensar un poco, analizas todo y te preguntas que estás haciendo con tu vida. Empieza el conteo de las 20 cosas que pasan a los 20.

1. Dejaste en el olvido las chiquilladas que hacías en el colegio con tus compañeros, las escapadas de clases con el único objetivo de irte a encerrar en el mundo de los juegos, por no decir que estabas en una cabina horas y horas sentado, encorvado; pero con una alegría jadeante, tanto que a veces gritabas cuando algo iba bien o mal en el juego, obviamente incomodabas a las demás personas y si el dueño de las cabinas estaba de mal humor, estabas en serios problemas, mucho más si ibas con el uniforme puesto y en horario de clases. #NosVemosEnLaComisaría

2. Tu actitud de malo, el que hacía bullying en el colegio, el rudo de la clase queda atrás (en caso que lo fueras), ahora pueda que al que abusabas haya crecido y agarrado cuerpo, estás en problemas; o pueda que no y sigas abusando de él.

3. Otra situación, donde te das con la sorpresa de que el más inteligente de tu clase ahora ya no lo es, o en el peor de los casos que lo veas en una situación en la que jamás te hayas imaginado; y viceversa.

4. Tus ganas por tomar alcohol o fumar un cigarrillo ya no son reprimidas más, ya no estás en el colegio y tienes mayoría de edad, así que cualquier día sacas una chela y prendes un cigarrillo; claro está que debes hacerlo en ciertos espacios y no en zonas donde puedas incomodar a los demás, caso contrario, #NosVemosDeNuevoEnLaComisaría.

5. Ya no ves la vida con ojos de niño, sabes que tienes que hacer algo para tu futuro y que no toda la vida vas a depender de tus papis.

6. O haces algo productivo o mandas todo al carajo y te dedicas a cosas clandestinas, claro, ambos bandos hacen lo correcto desde su punto de vista.

7. Te das cuenta que las locuras que hacías, incluyendo los peinados locos que tenías en el cole, también quedan atrás. Bueno, este punto no aplica a todos.

8. Empiezas a preocuparte más por tu imagen (en mi caso no, #FuckTheSystem), más que todo para impresionar al sexo opuesto. 'Es la época de oro de los ligues y el sexo en exceso'. Todo bien hasta que te dicen que vas a ser papá. ¡Felicidades!

9. Facebook y Twitter se convierten en las herramientas ideales para stalkear a las minas de tu uni, cuidado con esto porque si se te escapa un like o un FAV, tu orgullo lo tendrás que buscar varios kilómetros bajo tierra.

10. Tras varios intentos de enamorar, te das cuenta que el amor verdadero es poder estar con pijama todo el día y tener tu cama siempre a tu lado. #TrueLove

11. Si ya vives solo, te emociona más ir a almorzar con los amigos que ir a beber con ellos.

12. Si todavía no tienes novia, te sientes en la necesidad de encontrar una, te 'enamoras' cada semana; pero sabes que todavía hay tiempo en caso de que no lo logres. ¡Eres joven, caracho!

13. Tal vez se aplique solo en mi; pero las ganas de hacer algo en grupo como en los viejos tiempos se vuelven mínimos, si una reunión se cancela te reconforta, te sientes tranquilo y te quedas en casa el resto del día engordando y escuchando música.

14. Empiezas a volverte calvo, o al menos ya tienes una imagen de como te verás cuando seas adulto, en algunos casos como el mío, te verás en el espejo y ya aparecerán canas y arrugas. Todo esto en parte por el estrés que te da la uni, las obligaciones que tienes y una que otra huevada que te hace hacer hígado, cosa mínima y sin importancia, pero ya te hizo ganar 10,000 canas y unas patas de gallo.

15. Si eras el 'pandillero' del colegio y te dedicabas a según tú graffitear en el baño y en las calles frases como 'ACM1PT' o alguna otra que por casualidad siempre hacía alusión al sexo, o dibujabas partes de la anatomía humana dedicadas a la reproducción. En fin, ahora pasan dos cosas, o dejas de hacerlas o ahora las consideras 'arte'. +1 si en verdad haces arte y dejas tu lado inmaduro, saben a lo que me refiero.

16. Si consigues un trabajo, aunque sea de cobrador de micro, te alucinas más productivo que los que aún están estudiando o que no hacen nada.

17. Tienes menos amigos, por supuesto que verdaderos amigos. En el colegio y con aún toda la inocencia en mente te rodeabas de un montón de gente a la que considerabas tus amigos, gente que suponías que no te harían daño. Esto ya no pasa más.

18. Volviendo a lo del cigarrillo, te crees más cool cuando fumas; pero aquí esta frase conocida, algo estúpida a mi parecer, pero no por esto no es cierta; "Fumar no te da actitud, te da cáncer". Y esto no solo pasa a los 20.

19. Aprendes que hay gente que no te importa y gente a la que no le importas. La vida sigue.

20. El ahorro. Tienes un sentimiento ahorrativo, en parte porque quieres tener tus propias cosas; ahorras incansablemente, a veces sacrificando algunas cosas como la comida o las horas de sueño; pero la diferencia con los adultos es que una vez alcanzado el monto de dinero necesario, no te haces problemas en gastarlo, total, todo el esfuerzo fue para tener eso que ya tienes en manos, entonces sonríes y lo disfrutas. En los adultos no, ves esa cara de dolor al momento de sacar el dinero y de no querer desprenderse de el, también están las veces en que gastan con felicidad.

Claro está que todos estos puntos son muy subjetivos. Pueden haber cosas que en absoluto no hayas hecho o que sigas haciéndolas.

Cierra los ojos



Cierra los ojos si quieres vivir en paz, cierra los ojos si quieres ocultar la verdad, cierra los ojos si no te gusta la realidad.

Maldita vida que te trata con rabia en su estado más sadista. Siendo optimistas podemos fingir que no vemos la realidad y alejarnos de todo lo que nos provoque dolor, de lo que nos disguste o de lo que simplemente queramos ignorar; y vivir en nuestro mundo de fantasía, idealista y para nada empático.

Cierra los ojos si te gusta delirar, cierra los ojos si quieres cantar, cierras los ojos si te encanta sonreír.

Bendita vida que a pesar de tanta pena y tragedia, nos das varias alegrías, el arte, lo hermoso de todo, creamos en algo o no, todo hace feliz a las personas, a algunas no, pero a otras sí, unos son felices haciendo el bien y otros haciendo el mal; pero al final todos son felices.

Cierra los ojos si quieres bailar, cierra los ojos si quieres tocar, cierra los ojos si vas a actuar.

Entra en escena, pero antes piensa en lo que vas a realizar, piensa frío, sé calculador, piensa en que vas a lograr con esto y en que vas a perjudicar a los demás. Eres parte de esta escena llamada vida, eres actor en esta obra, entonces actúa, actúa y lúcete, sé la estrella en el teatro.

Cierra los ojos al nacer, cierra los ojos al vivir, cierra los ojos al morir.

Ya estás aquí, no puedes hacer nada para salir, y si intentas hacerlo obtendrás la misma suerte de la que si acabas la obra, la misma suerte, pero con la diferencia de que te perderás escenas magníficas, llenas de vida, color y alegría, algunas otras oscuras y sombrías; pero te aseguro que valdrá la pena; harás feliz a otros y ellos también te harán feliz, todo será recíproco, absolutamente todo; te tratarán de hacer daño, tú también lo harás, o al menos los pensarás; te darán lo que quieras y tú también darás lo tuyo, o tal vez no; es un mundo de posibilidades. Lo importante es actuar de principio a fin viviendo feliz, cerrando los ojos si es necesario, cerrando los ojos si lo quieres; pero ciérralos para ser feliz, o por lo menos finge; pero créetelo.

miércoles, 20 de agosto de 2014

Lo mejor de la medicina


Era un jueves normal y me encontraba en la unidad de hemodiálisis; lo que no sabía era que este iba a ser un día de los que los vives intensamente, de los que disfrutas cada minuto y los que te hacen dar cuenta que realmente amas tu carrera. 

Me dispuse a entrar en la sala donde los pacientes pasaban largas horas conectados a la máquina; barbijo, botas, todos los accesorios de bioseguridad puestos; desde ya sentía que algo iba a ser diferente ese día, estaba casi solo y mis compañeros no habían llegado todavía, al menos no todos, éramos tan solo 3, por alguna razón se quedaron afuera y fui el único que se atrevió a entrar. Siete eran los pacientes que se encontraban recostados iniciando su larga mañana; algo desconcertado, solitario y sin saber que hacer, solo atiné a sacar un lapicero y con mi cuaderno en mano me puse a anotar ciertos datos de interés personal y académico.

Al termino de esto la Dra. ya había terminado de hacer su control de rutina, le pregunté que más podía hacer, si podía ser un poco más útil mientras me encontraba ahí; me dijo que hiciera la historia clínica de una paciente que me asignó; y estaba ahí, doña Jasmin, una señora de casi 60 años, bastante amigable, el tipo de paciente con los que me encanta tratar, y empezó la magia, fueron cerca a 15 minutos de una charla intensa y bastante interesante, lo peculiar fue que esta no fue la típica pregunta-respuesta de médico a paciente que normalmente suelo escuchar y que también he realizado en la mayoría de casos; fue como si nos conociéramos de años, como si se tratara de un reencuentro de viejos amigos, y a pesar de la diferencia de edad que tenemos de casi 40 años, el trato fue de amigo a amigo, siempre teniendo en cuenta que es una persona mayor y que debo tener respeto hacia ella. Aprovechando la conversación le fui 'sacando' datos que iban a ser útiles para la HC, ella también me contaba datos personales y así intercambiábamos experiencias. Agradeciendo siempre a Dios, bastante creyente la señora, algo que me parece genial;  hacía hincapié en la suerte que tenía de tener un donante de riñón, su esposo, decía que eran almas gemelas, que su sangre era bastante compatible con la de ella y de igual grupo, razón por la que me dijo que nunca tuvo la posibilidad de tener hijos, en este momento dijo una frase que siempre la tendré presente: "Dios sabe lo que hace", fue un momento bastante feeling, algo emocionada Jasmin decía que el por el hecho de no haber podido tener hijos estaba siendo recompensada con el riñón de su esposo. Su cirugía ya estaba programada, andaba algo preocupada, pero a la vez confiada, yo dándole aliento, y verla sacando una sonrisa supe que eso le fue de bastante ayuda.

El momento fue tan ameno que al finalizar la conversación, mis compañeros ya se encontraban ahí también, cosa de la que no me había dado cuenta. Le dí las gracias por su colaboración y sobretodo por la conversación que me había encantado, lanzando una carcajada también me agradeció y ese fue el sello de la charla; ambos con sonrisas en la cara continuamos con nuestras actividades. A partir de ese momento supe que me sentía más cómodo haciendo este tipo de cosas y hago sentir al paciente igualmente, con la comodidad que hace fluir una conversación bastante buena e interesante, los años me han enseñado que haciendo este tipo de cosas hace que tengas más comunicación con el paciente, y como en este caso que te cuente cosas personales que estoy seguro no contaría a cualquier persona.

Fue uno de esos días que a pesar de los años siempre quedan grabados en mi memoria y que en el momento menos esperado recuerdo y sonrío. El día continuó mejor, fue como una luz que hizo que mi día fuese mejor, una luz que te dice que estás en el camino correcto.

martes, 19 de agosto de 2014

Contrarreloj


Ok, rápido nomás. 5 minutos de relajo, relajo en el que tengo que hacer algo apurado. 

Estoy creando una nueva cábala en mi, cosa subconsciente. Escribir una entrada antes de dar un examen, cualquiera diría que es perder el tiempo, opinión que también comparto; pero, ¿qué puedo hacer?, encuentro paz en esto. Desactivo los chats de todas las redes sociales porque hasta eso me incomoda, le doy play al reproductor de música y a escribir unas cuantas lineas en Blogger. ¡Clic! La paz y el relajo viene a mi, algo friki. Me gustaría encender un cigarrillo; lo pienso dos veces y luego digo no, acabo de darme cuenta que en los últimos posts he mencionado mucho al cigarrillo, que por cierto no es para nada bueno, para nada.



En unas horas tengo mi primer examen de urología, cosa que no me asusta; pero tengo una corazonada, algo que ya me ha pasado, y precisamente esta sensación de tener todo bajo control termina en mi caso, saliendo todo al verez, sí, me sale el tiro por la culata; así que mejor prevenir que luego lamentar, putear hasta quedarte afónico y querer destrozar todo lo que veas a tu paso; claro, tenías que cagarla en la cosa más sencilla del mundo.

Me queda un minuto y se me acaban las ideas, mi cabeza empieza a inundarse con ideas negativas, algo normal en mi; relleno puro, total, es mi blog. ¡Adiós!

domingo, 17 de agosto de 2014

Doble Moral


ADVERTENCIA: Tema susceptible, se recomienda discreción. Si eres un fanático religioso o partidario de algún gobierno, mejor ni leas esto. Y si lo haces, ¡recapacita Bieber!



Este es un tema del que siempre quise escribir, y ahora que no tengo nada que hacer, pues bueno, aprovecharé para procrastinar de una manera que considero útil, ¡Ajá!. Como diría una de las canciones de los Beatles, "I'm a loser, and I'm not what I appear to be".

Quiero dejar en claro que esta no es un crítica contra un determinado grupo de personas, organizaciones o lo que quieran; para mi, TODOS TENEMOS DOBLE MORAL; tú, yo, el vecino, la caserita de la tienda, absolutamente todos. Y es que todos creemos seguir y hacer lo correcto; al menos eso creemos. Pero la verdad es que nos acomodamos a lo que nos conviene, supuestamente siguiendo los principio éticos, todo con el fin de justificar algo que hayamos hecho o que vayamos a hacer y que sabemos que va a estar en el ojo de todos. Enumero solo algunos ejemplos:


1. La Iglesia: Sin remontarnos hasta la edad media, en estos últimos años nomás, con el tema del aborto y de los reclamos de la comunidad LGTB, que por cierto considero justos. Creo que ya tenemos la idea clara hasta aquí, ¿cómo se puede estar a favor de que alguien nazca con alguna enfermedad grave, que no va a sobrevivir la primera semana o ni las primeras 24 horas; y si remotamente lo hace, qué pasa si en el transcurso de su vida es gay?, todo por lo que la iglesia a 'peleado' ahora repudia y atenta contra él. ¿Entonces de qué moral habla la iglesia; no debe ser esta la organización que debe dar la imagen del buen samaritano, del ejemplo, de lo buenos que tenemos que ser, de lo que Dios quiere que seamos? 


2. El Gobierno: Está de más creo hablar tanto de este gobierno, no solo del Perú, sino que de todos los gobiernos a nivel mundial, y peco de atrevido al escribir esto pues no conozco en absoluto la totalidad de gobiernos del mundo, y si alguno hace lo correcto, pues que bien, algo que aplaudo y que dudo exista; en todo caso esto trata de los gobiernos que no benefician a su gente, al pueblo que votó por ellos, en parte engañados por sus promesas, y como somos tan ilusos, siempre caemos en lo mismo. ¿Entonces que nos queda?, creer que alguien va a llegar para hacer el bien, hacer maravillas, es algo ingenuo; así que nos queda votar y elegir al menos patán, al menos mentiroso y al que nos haga salir menos canas. 








En opinión personal, esto no tiene 'cura', siempre ha existido y seguirá existiendo. Y bien felices somos sabiendo que hacemos esto, tenemos doble moral y nos encanta tenerla, es poco probable que hagamos algo al respecto, lo sabes tú, lo sé yo, lo sabemos todos.

"Lo que no se vale es la hipocresía y la doble moral de quienes condenan una forma de terrorismo, al mismo tiempo que tratan de justificar el terror de los estados" - Rigoberta Menchú

"La humanidad tiene una moral doble; una que predica y no practica, y otra que practica y no predica" - Bertrand Rusell

martes, 12 de agosto de 2014

¡Teclea nomás!


Nota mental: Si no hago esto no puedo hacer nada más. Tranquilo Víctor, no estás loco, y si lo estás nadie en este mundo puede juzgarte; excepto los reptilianos, pero viven en el centro de la Tierra, así que no te preocupes.


Ganas de escribir algo me sobran, pero luego me acuerdo que eso es exactamente lo que estoy haciendo y se me pasa.

No tengo ningún tema del que escribir. En realidad tengo muchos, tal vez más opiniones personales que cualquier otra cosa. Pero acá entra el problema, estoy en exámenes. - ¿Y qué carajos haces aquí? Ve a estudiar flojonazo de mi...hermosa patria. -

Me he dado cuenta que el estrés, stress (or whatever you want) me juega muy en contra en estas épocas, empezando con que no me dan ganas de abrir un maldito libro, una revista, apuntes o cualquier cosa que tenga letras para ser leídas, y ¿para qué más estarían hechas?. Las ganas de querer estar echado en la cama cual lagarto tomando sol, escuchando música y que de pronto suene algo de rock clásico con Jimi Hendrix, por ahí unas de Janis Joplin, tal vez un poco de Soul; en fin, una sensación orgásmica personal que solo me provoca encender un cigarrillo y esperar a que me desvanezca junto a Morfeo. Estrés de miércoles, por tu culpa me voy a volver pelón, y es que se me cae mucho el cabello cuando estoy estresado, o más bien creo que yo me lo arranco.

Y luego de esta magistral queja, que por cierto no tiene ninguna conclusión, excepto la de que me gusta perder el tiempo cuando debería estar aprovechándolo al máximo por ser tan escaso. Ya me voy porque algo le está pasando a mi ortografía. (Gracias corrector de Chrome)

*Así, cortito nomas. Extracto de un texto rudimentario que no merece la pena ser visto, mucho menos leído. ¡Circula nomás!