Te das cuenta a los 20

agosto 24, 2014


Domingo, siempre he considerado que es el día más aburrido de la semana, y mantengo esta opinión hasta el día de hoy. Para variar no tengo ganas de nada y mientras todo el mundo ve los MTV VMA's, pues yo estoy hueveando sacándole provecho al tiempo.

La edad es algo que no me importa, al menos mucho; sacas tu DNI a los 17, pasan los 18, los 19 y llegan los 20's, el cambio cruel y brutal en el que te das cuenta de que ya tienes un "2" como primera cifra de tu edad. Todo paja, hasta que te pones a pensar un poco, analizas todo y te preguntas que estás haciendo con tu vida. Empieza el conteo de las 20 cosas que pasan a los 20.

1. Dejaste en el olvido las chiquilladas que hacías en el colegio con tus compañeros, las escapadas de clases con el único objetivo de irte a encerrar en el mundo de los juegos, por no decir que estabas en una cabina horas y horas sentado, encorvado; pero con una alegría jadeante, tanto que a veces gritabas cuando algo iba bien o mal en el juego, obviamente incomodabas a las demás personas y si el dueño de las cabinas estaba de mal humor, estabas en serios problemas, mucho más si ibas con el uniforme puesto y en horario de clases. #NosVemosEnLaComisaría

2. Tu actitud de malo, el que hacía bullying en el colegio, el rudo de la clase queda atrás (en caso que lo fueras), ahora pueda que al que abusabas haya crecido y agarrado cuerpo, estás en problemas; o pueda que no y sigas abusando de él.

3. Otra situación, donde te das con la sorpresa de que el más inteligente de tu clase ahora ya no lo es, o en el peor de los casos que lo veas en una situación en la que jamás te hayas imaginado; y viceversa.

4. Tus ganas por tomar alcohol o fumar un cigarrillo ya no son reprimidas más, ya no estás en el colegio y tienes mayoría de edad, así que cualquier día sacas una chela y prendes un cigarrillo; claro está que debes hacerlo en ciertos espacios y no en zonas donde puedas incomodar a los demás, caso contrario, #NosVemosDeNuevoEnLaComisaría.

5. Ya no ves la vida con ojos de niño, sabes que tienes que hacer algo para tu futuro y que no toda la vida vas a depender de tus papis.

6. O haces algo productivo o mandas todo al carajo y te dedicas a cosas clandestinas, claro, ambos bandos hacen lo correcto desde su punto de vista.

7. Te das cuenta que las locuras que hacías, incluyendo los peinados locos que tenías en el cole, también quedan atrás. Bueno, este punto no aplica a todos.

8. Empiezas a preocuparte más por tu imagen (en mi caso no, #FuckTheSystem), más que todo para impresionar al sexo opuesto. 'Es la época de oro de los ligues y el sexo en exceso'. Todo bien hasta que te dicen que vas a ser papá. ¡Felicidades!

9. Facebook y Twitter se convierten en las herramientas ideales para stalkear a las minas de tu uni, cuidado con esto porque si se te escapa un like o un FAV, tu orgullo lo tendrás que buscar varios kilómetros bajo tierra.

10. Tras varios intentos de enamorar, te das cuenta que el amor verdadero es poder estar con pijama todo el día y tener tu cama siempre a tu lado. #TrueLove

11. Si ya vives solo, te emociona más ir a almorzar con los amigos que ir a beber con ellos.

12. Si todavía no tienes novia, te sientes en la necesidad de encontrar una, te 'enamoras' cada semana; pero sabes que todavía hay tiempo en caso de que no lo logres. ¡Eres joven, caracho!

13. Tal vez se aplique solo en mi; pero las ganas de hacer algo en grupo como en los viejos tiempos se vuelven mínimos, si una reunión se cancela te reconforta, te sientes tranquilo y te quedas en casa el resto del día engordando y escuchando música.

14. Empiezas a volverte calvo, o al menos ya tienes una imagen de como te verás cuando seas adulto, en algunos casos como el mío, te verás en el espejo y ya aparecerán canas y arrugas. Todo esto en parte por el estrés que te da la uni, las obligaciones que tienes y una que otra huevada que te hace hacer hígado, cosa mínima y sin importancia, pero ya te hizo ganar 10,000 canas y unas patas de gallo.

15. Si eras el 'pandillero' del colegio y te dedicabas a según tú graffitear en el baño y en las calles frases como 'ACM1PT' o alguna otra que por casualidad siempre hacía alusión al sexo, o dibujabas partes de la anatomía humana dedicadas a la reproducción. En fin, ahora pasan dos cosas, o dejas de hacerlas o ahora las consideras 'arte'. +1 si en verdad haces arte y dejas tu lado inmaduro, saben a lo que me refiero.

16. Si consigues un trabajo, aunque sea de cobrador de micro, te alucinas más productivo que los que aún están estudiando o que no hacen nada.

17. Tienes menos amigos, por supuesto que verdaderos amigos. En el colegio y con aún toda la inocencia en mente te rodeabas de un montón de gente a la que considerabas tus amigos, gente que suponías que no te harían daño. Esto ya no pasa más.

18. Volviendo a lo del cigarrillo, te crees más cool cuando fumas; pero aquí esta frase conocida, algo estúpida a mi parecer, pero no por esto no es cierta; "Fumar no te da actitud, te da cáncer". Y esto no solo pasa a los 20.

19. Aprendes que hay gente que no te importa y gente a la que no le importas. La vida sigue.

20. El ahorro. Tienes un sentimiento ahorrativo, en parte porque quieres tener tus propias cosas; ahorras incansablemente, a veces sacrificando algunas cosas como la comida o las horas de sueño; pero la diferencia con los adultos es que una vez alcanzado el monto de dinero necesario, no te haces problemas en gastarlo, total, todo el esfuerzo fue para tener eso que ya tienes en manos, entonces sonríes y lo disfrutas. En los adultos no, ves esa cara de dolor al momento de sacar el dinero y de no querer desprenderse de el, también están las veces en que gastan con felicidad.

Claro está que todos estos puntos son muy subjetivos. Pueden haber cosas que en absoluto no hayas hecho o que sigas haciéndolas.

También te puede interesar...

0 comentarios

Like us on Facebook

Flickr Images